"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

miércoles, 26 de febrero de 2014

¿Por qué?

He aquí el motivo de esta pregunta que aún después de tantos años de exilio  ha quedado sin respuesta 
¡Cuánto daño y cuánto dolor  nació de la sinrazón!
Este es el testimonio  de la amenaza  con la que nos deshabitaron de nuestro lugar. El número seis es mi marido. Su culpa, ejercer su profesión con dignidad, usar la palabra para emocionar.
Lo he querido compartir con todos aquellos que me leen y con quienes  me une una sensibilidad especial.

Hoy hemos podido recuperar  estas letras escritas  por  los violentos, por aquellos necios que sembraron de terror a este país. 


11 comentarios:

Tracy dijo...

Tengo el vello de punta y me he quedado sin palabras.
¡¡¡Qué fuerrrrrrte!!!
Un abrazo

vicente dijo...

Así vivimos en Chile la dictadura militar: Con amenazas, deportaciones y exilios. Y torturas, desapariciones, muertes. Además, ese sufrimiento grande de separarnos de los que amamos. Es un dolor que no termina y que se lleva a cuesta. Abrazos, amiga. Vicente.

Fina Tizón dijo...

No tengo palabras. Todo queda dicho. Simplemente un abrazo,Beatriz.

Fina

Mario gomez garrido dijo...

Olvidar nunca

JavierA85 dijo...

Respeto a todas esas personas que fueron arrancadas de sus hogares, en Argentina y en cualquier otro lado del mundo. No olvidar para no repetir. Abrazos.

Horacio Beascochea dijo...

Olvidar nunca. Coincido con ese comentario. En cuanto a la pregunta, no sé si tiene respuesta. No debió haber ocurrido, pero, lamentablemente, sucedió y (especulo), es algo que te acompaña durante toda la vida. Quizás, solo quizás, hay que buscar la manera de seguir adelante (no sé si es posible) y no olvidar. Y reclamar justicia por los que no están, entretejer algún sentido a la vida para que la tristeza no nos gane.

Abrazo y beso más que grande

Diana H. dijo...

Es verdad que deja sin palabras.
Me quedo con esa frase que has elegido, "recuperar estas letras escritas por los violentos". Quizá porque sabemos de la fuerza y el testimonio de la palabra escrita. Su contundencia, en este caso como prueba desnuda del horror.
Sigo respetando tus silencios. Te sigo esperando.
Besos y abrazos.

Beatriz dijo...

Gracias a todos por vuestra sensibilidad. Por compartir el dolor
de aquellos que sufrimos la sinrazón de los violentos

Un abrazo a todos vosotros.

Beatriz dijo...

Diana, te he contestado por correo.
Te lo debía por esta larga mudez que sé que la has comprendido.

Besos amiga

maria candel dijo...

Sin duda, querida Beatriz, un documento aterrador...

Un fuerte abrazo, amiga

Amapola Azzul dijo...

La sinrazón, me pregunto por qué existe, Un abrazo¡

No lo sé.