"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

domingo, 28 de diciembre de 2008

MÚSICA PARA UN BRINDIS




Y CON ESTA CANCIÓN Y MUCHA ESPERANZA NOS ENCONTRAMOS EL PRÓXIMO AÑO
NANCY WILSON-WHAT ARE YOU DOING NEW YEAR´S EVE

EL TIEMPO, LA VIDA Y LA PALABRA

Para Pilar y su poeta, que partió dejándonos su tiempo en las palabras.


El tiempo no se detiene. Un segundo da la espalda a otro que llega sin piedad. Un minuto insolidario escapa del siguiente sin dejarse apenas rozar. Las horas vertiginosamente se desenlazan una de otra. Mientras, el tic tac de mis pasos va marcando, ¡oh ironía!, con más lentitud el camino que aún queda por recorrer. Y a mi tiempo le faltarán lunas para que la noche no sea infinita. Y mi sombra sin su luz se irá encogiendo. Será sólo sombra de mi sombra. La nada. Tiempo ya sin calendarios, sin polen, sin rocíos, sin ruegos de caricias para un alma arrugada, pequeño parpadeo de amaneceres. Instante, sólo instante de colibrí en la flor. Tiempo sin tiempo, que implacable vences el vuelo de los pájaros, la vida de una flor, un amanecer, la lluvia, el juego de las olas, también la inspiración. Tiempo que matarás mi tiempo, pero jamás la palabra. Porque tú , “tiempo” ...eres palabra.
texto:Beatriz
imagen:google

lunes, 22 de diciembre de 2008

¡FELICES FIESTAS, MUNDO!



¡HAY MAFALDA!, SI ENCONTRARAMOS A ALGUIEN QUE QUISIERA CONSTRUIR UN MUNDO MEJOR, SEGURO QUE VENDRÍA OTRO QUE NO NOS CONCEDERÍA EL PERMISO DE OBRAS.
De cualquier manera y mientras soñamos que sí es posible, busquemos nuestro rincón junto a los nuestros, y , alrededor de una mesa, que alguien con mucho cariño habrá preparado, levantemos nuestras copas para brindar por la ilusión, la alegría y la capacidad humana de tener proyectos que enriquezcan nuestras vidas, y que estos deseos trasciendan en el tiempo, sin que nos venga marcado por un número rojo en el calendario.
¡FELICIDADES PARA TODA LA VIDA !

miércoles, 17 de diciembre de 2008

INSPIRACIÓN

Comienzo y recomienzo. Y no avanzo. Cuando llego a las letras fatales, la pluma retrocede: una prohibición implacable me cierra el paso. Ayer, investido de plenos poderes, escribía con fluidez sobre cualquier hoja disponible: un trozo de cielo, un muro (impávido ante el sol y mis ojos), un prado, otro cuerpo. Todo me servía: la escritura del viento, la de los pájaros, el agua, la piedra. ¡Adolescencia, tierra arada por una idea fija, cuerpo tatuado de imágenes, cicatrices resplandescientes! El otoño pastoreaba grandes ríos, acumulaba esplendores en los picos, esculpía plenitudes en el Valle de México, frases inmortales grabadas por la luz en puros bloques de asombro.Hoy lucho a solas con una palabra. La que me pertenece, a la que pertenezco:¿cara o cruz, águila o sol?

Texto: ¿Águila o sol? de Octavio Paz.

Imagen: Grabado de Escher.

domingo, 14 de diciembre de 2008

ABUELA, CUÉNTAME...


Esta noche podrías contarme un cuento. Podrías sentarte a la orilla de mi cama como solías hacerlo y cubrirme con aquella manta hecha con lanas de todos los colores que tu misma tejías antes de irte a dormir. Siempre muy tarde, por que tus ojos nunca se cerraban de cansancio. Quisiera volver a observarte, asombrada, como de tus labios se escapaban palabras que mi asombro convertía en imágenes. Palabras que yo transfomaba en mariposas multicolores revoloteando por mi habitación, olas que venían a compartir mi desayuno, magos que dejaban escapar de sus chisteras centelleante estrellas y me vestían de luces, gatos con botas azules que reían a carcajadas, y yo con ellos. Por que yo reía y soñaba que todos compartían mi vida. Esta noche podrías contarme un cuento y luego te acompañaría a volar en una espumosa nube tan blanca y tan grande como las que yo imaginaba. Y me vestiría de hada y con una varita milagrosa como las que me dibujabas en tus relatos volvería al pasado y sería otra vez aquella niña sorprendida que te escuchaba. Pero esta noche tú ya no estás.., ni el tiempo se ha detenido.

Texto: Beatriz


..."Éste fue el sueño del roble; y mientras soñaba, una furiosa tempestad se desencadenó por mar y tierra en la santa noche de Navidad. El océano lanzaba terribles olas contra la orilla, crujió el árbol y fue arrancado de raíz, precisamente mientras soñaba que sus raíces se desprendían del suelo. Sus trescientos sesenta y cinco años no representaban ya más que el día de la efímera.

La mañana de Navidad, cuando volvió a salir el sol, la tempestad se había calmado. Todas las campanas doblaban en son de fiesta, y de todas las chimeneas, hasta la del jornalero, que era la más pequeña y humilde, se elevaba el humo azulado, como del altar en un sacrificio de acción de gracias. El mar se fue también calmando progresivamente, y en un gran buque que aquella noche había tenido que capear el temporal, fueron izados los gallardetes.

-¡No está el árbol, el viejo roble que nos señalaba la tierra! -decían los marinos-. Ha sido abatido en esta noche tempestuosa. ¿Quién va a sustituirlo? Nadie podrá hacerlo.

Tal fue el panegírico, breve pero efusivo, que se dedicó al árbol, el cual yacía tendido en la orilla, bajo un manto de nieve. Y sobre él resonaba un solemne coro procedente del barco, una canción evocadora de la alegría navideña y de la redención del alma humana por Cristo, y de la vida eterna:

Regocíjate, grey cristiana.
Vamos ya a bajar anclas.
Nuestra alegría es sin par.
¡Aleluya, aleluya!

Así decía el himno religioso, y todos los tripulantes se sentían elevados a su manera por el canto y la oración, como el viejo roble en su último sueño, el sueño más bello de su Nochebuena.

Fragmento del cuento El último sueño del viejo roble- Hans Christian Andersen (1805-1875)


miércoles, 10 de diciembre de 2008

BELLA LOCURA




Era pequeño de estatura, regordete, piernas cortas y curvas, y caderas anchas. Tal vez por que, como decían algunos, "vivía cabalgando sobre una enorme nube". La primera vez que le ví yo tenía apenas seis años y no entendía de metáforas. De cara redonda, labios muy finos y boca pequeña, húerfana de besos que la rozaran, pero abierta en sonrisas sinceras e ingenuas. Y risas carcajeantes. Sus ojos, muy negros, profundos, tiernos, inocentes, vivaces y curiosos. Descubridores y sorprendidos de las pequeñas cosas. Ojos asombrados del tiempo medido en amaneceres. Sus manos, pequeñas manos agrietadas, vacías de otras manos. Le recuerdo, con su mono azul gastado y descolorido, invierno y verano, con lluvias que limpiaban su rostro y soles que doraban su piel. De pié, erguido sobre su garita improvisada con viejas latas, en el centro de cualquier bocacalle de mi ciudad. Aún hoy creo escuchar el estridente silbido que emitía con sus labios, queriendo dirigir y ordenar el tráfico. Sus brazos eran alas abiertas, esperando abrazar al transeunte o quizás intentando ordenar el mundo. Ordenar un mundo que a él no le había ordenado su vida. Su dedo índice señalaba siempre, hacia izquierda y derecha, detrás y delante, puntos cardinales de su imaginación. Nunca oí su voz. Sólo el sonido de su silbido. O al menos es lo que me ha quedado grabado. Por que para mi inocente infancia aquello era música. Yo quería tener el silbato de Pedrito, que así es como él se llamaba o como le bautizó la calle. Nadie nunca le reprochó nada, ninguna autoridad le privó que sus alas se desplegaran para darle libertad a sus fantasías. Él era la libertad, sin ataduras, sin tabúes, sin miedos. Libre y con alas. Libre y sin miedos. Sólo le faltó el amor. Nació desde la soledad y, desde el mismo momento del anuncio de su vida, la inocencia se quedó encajada en su cuerpo y en su alma. Nunca nadie pudo abrirle las puertas hacia la madurez. Disfrutó de la vida desde sus limitaciones. Parecía no necesitar nada más que sus manos y su silbato para ser felíz. Vivió siempre de lo que su viejo sombrero de paja recogía en las aceras. Yo le conocí y aún le recuerdo, como muchos otros que en el pueblo siguen contando historias de Pedrito "el loco".




Texto:Beatriz , de Historias de locos-(1)
Imagen:El corazón de la locura-Salvador Dalí

lunes, 8 de diciembre de 2008

MENSAJE NAVIDEÑO

Ayer me levanté con la idea de escribir algo sobre las fiestas que se nos aproximan. Estaba poco inspirada, y salí a recorrer las calles de mi barrio tratando de empaparme de la filosofía de los festejos navideños. Y como cada año, luces, infinitas luces (sin crisis), tiendas adornadas, gente con bolsas llenas de lazos dorados y el típico felices fiestas impreso en letras brillantes. Durante mi paseo observaba ojos perdidos reflejados en los cristales de los escaparates, preparados como una sutil red para dominar la voluntad del paseante, ojos que miraban sin ver, pasos que deambulaban, atropellos de cuerpos embebidos de consumo, vendedoras que perfumaban por doquier y mucho muchísimo brillo, símbolo de opulencia, máscara que oculta la falsedad de una sociedad que no nos ofrece nada. En una esquina, frente a unas grandes almacenes, un top manta recogiendo apresurado sus enseres ante la inminente llegada de la autoridad y mas allá, junto a una cabina de teléfono una inmigrante pidiendo limosnas. Contrastes u oportunismo. ¿Acaso no dudamos de su veracidad y la mayoría de nosotros ignoramos a estas esculturas vivientes creada por un mundo insensible? ¿Qué entendemos por navidad los cristianos? ¿Qué punto de nuestra sensibilidad se conmueve para comprender el mensaje navideño? Uno y sólo uno, el consumo. Y los medios de comunicación ¿qué pretenden transmitirnos con la invasión de anuncios publicitario de un lujo despiadado, cosmética engañosa e inaccesible, perfumes que acarician cuerpos sensuales, relojes encajados en musculosos brazos de hombres perfecto?. Sólo consumismo. ¿Es ésta la navidad cristiana? Mi temor radica en que el manejo al que estamos sometidos nos lleve a dejar de creer, no en Un Dios, ( para aquellos que crean en su existencia, sea cual fuere ) sino en nosotros mismos, en el hombre como parte de un todo, con sentimientos para compartir, con generosidad hacia el prójimo, con una mirada amplia de comprensión hacia los que nos necesitan . Nos estamos dejando llevar por el “ombliguismo” La individualidad nos ha dominado con su mezquindad.
AMÉN.

No he escrito sobre la Navidad que era mi propósito, tal vez porque en la calle se me desvirtuó la percepción de la misma. Pero he encontrado este video por pura casualidad y me ha convencido que era un buen ejemplo de lo que intentaba rescatar en mi paseo. Tal vez ¿utopías? , pero hay momentos en que aferrarse a ellas nos agranda el corazón. No es la tragedia, ni el morbo de su sufrimiento lo que me ha atrapado, sino su capacidad de entrega, su sonrisa hasta cuando se le escapa alguna lágrima, su agradecimiento al prójimo, su ilusión ante la más mínima esperanza. Con la mirada de esta mujer y con su fortaleza para enfrentarse a la vida va mi mensaje navideño. ¡Qué las disfrutéis junto a los vuestros!

ELLA SE LLAMA MARGARITA

viernes, 5 de diciembre de 2008

FIDELIDAD-

Esta mañana ha pasado a mi lado y no me ha mirado.
Noto su ausencia. Sus manos han dejado de acariciarme. Hace días que no tiene palabras para mí. Cuando noto su presencia intento parpadear (que es el gesto que desde hace años a ella y a mí nos hace cómplices) para comenzar brevemente, casi en silencio, a escuchar lo que quiera contarme. Ella conoce mi fidelidad. Sabe perfectamente que sin sus palabras yo dejo de ser” yo”.
Si me abandona, me sentiré vacío. Necesito su mirada, para que en mi ”rostro” se dibuje la ilusión. Con su imaginación, su fantasía, su manera de contarme cosas consigue hacer de mí un espejo donde se reflejan sus ilusiones y también sus frustraciones. Y río, y lloro con ella. Pero, hace días que no me habla, y yo siento que me falta hasta la luz...
¡Ay!... de pronto he sentido un cosquilleo, Como si alguien me estuviera rozando. Perdón..., por unos minutos permaneceré callado...

Creo que se ella se acerca. Voy a prepararme para que todo esté en orden para recibirla. Se ha sentado frente a mí y me mira. Huele a recién bañada. Casi diría que hasta huelo su perfume. Yo espero en silencio sus palabras. Comienzo a sentir el roce de sus dedos y mis ojos se abren otra vez asombrado para que entienda que necesito su compañía. Me sigue mirando y con su magia de siempre comienza a contarme cosas.
Se que me necesita, como yo a ella y comienza:
HOLA, TE HE TENIDO ABANDONADO, LO SÉ, PERO HOY VOY A DEDICARTE UNA ALEGRE CANCION, PARA DEMOSTRARTE LO MUCHO QUE NECESITO DE TÍ Y DE TODOS LOS AMIGOS QUE CADA DÍA ME PRESENTAS. PROMETO SEGUIR CONTÁNDOTE COSAS ¡ENTRAÑABLE Y QUERIDO BLOG¡



I´M YOURS-JASON MRAZ

viernes, 28 de noviembre de 2008

miércoles, 26 de noviembre de 2008

WANTED




Yolanda y Pedro

Solían sentarse bajo la frondosa higuera que sembraron a la vera de su casa cuando nació el primer hijo. Allí se cobijaban, bajo su sombra, de las tórridas tardes del verano murciano. Yolanda planchaba pañales y camisas y Pedro, torso desnudo, limpiaba sus herramientas para empezar a trabajar en la huerta cuando amainara el sol. Y hablaban, soñaban el futuro para sus vidas. Porque cuando se vive como vivía Pedro, con las manos enterradas en la tierra para desenterrar el hoy, sólo se puede soñar con el mañana. Recuerdo a Pedro, muy temprano con olor a jabón sin perfume, con la cara fresca y su bastón, caminando por el sendero hacia el monte, mientras Yolanda preparaba el fuego donde se haría el desayuno. Salía, como queriendo convencerse que el cielo estaba en su lugar, con la cabeza alta y la mirada extendida. De vez en cuando se agachaba y recogía florecillas silvestres con las que iba haciendo un ramo que parecía un arco iris en sus manos. Y olía su perfume, para asegurarse de los buenos aromas. Sonreía, era un hombre pleno. Cuando regresaba miraba el camino que dejaba tras de sí, intentando fotografiarlo con sus ojos. Tal vez para justificar que sus pasos hacían más suyo el paisaje. La casa olía a leña cuando él regresaba. En la mesa cubierta con el viejo mantel, que Yolanda remendaba para conservarlo, el café ya estaba servido. Las tostada hechas con pan sobrante y las mermeladas, en las que casi podían advertirse las huellas de las curtidas manos de Yolanda, que en amaneceres desnudaba las pieles de los frutos que recogían del huerto, quitándole horas al sueño y al placer, ya le estaban esperando. Yolanda también le esperaba con olor a perfume de azahar que compraba en el mercadillo del pueblo. Y él llegaba, todos los días y como parte de un ritual, con las manos por detrás de la espalda. Escondiendo su ramo de florecillas frescas y con un tímido gesto, de orgulloso respeto, cogía a su mujer por las mejillas y le entregaba su regalo. Así empezaban todos los días de Yolanda y Pedro. Menos aquella mañana en la que el cartero del pueblo les trajo una carta del ayuntamiento que al abrirla, hizo que Pedro exclamara:¡Válgame Dios, esto mata a mi Yolanda!. Y ya no hubo tiempo para sueños, ni futuro, ni flores del campo en el botellón de vidrio que adornaba la sencilla mesa. Y ellos empezaron a conocer palabras teñidas de dolor en los despachos. Expropiación, ¿qué es eso? preguntó Yolanda. No conocía esa palabra, ni su significado. Y lo que Pedro intentaba ocultarle se lo explicaron unos funcionarios. Y ella sólo entendió que les robaban el alma, que se quedaba vacía de tiempos vividos, sin la sombra de su higuera, sin sus florecillas, sin los frutos de su huerto, sin sus amaneceres y sus ilusiones. Y Yolanda enfermó sin enfermedad alguna. La medicina no halló diagnóstico para su enfermedad. Esta mañana a los 80 años ha muerto de pena.

Texto e ilustración:Beatriz




lunes, 24 de noviembre de 2008

HOY TENÍA GANAS DE VESTIRME DE VERDE


Hoy tenía ganas de salir a la calle y vestirme distinta, cambiar de peinado y oler a colonia fresca. Y entonces busqué en aquel armario en el que aún guardaba antiguos vestidos de mamá. Quería encontrar uno de color verde, cómo el de las ramas de los cerezos en primavera, cuando aún no han echado sus frutos. Y mientras removía en los altillos de aquel viejo ropero, apareció una caja de fina madera atada con una cinta de raso. La caja había pertenecido a mamá. Allí solía guardar todo lo que ella pensaba que en algún momento de mi vida me sería útil. Desaté el lazo de raso que la envolvía y con una lentitud que acariciaba la textura de aquella caja la abrí. Fui descubriendo, poco a poco el mundo que mi madre había guardado para mí. Encontré viejas tarjetas de navidades que habían sido entrañables, fotos de viaje en las que aun reíamos todos juntos, una carta de aquel muchacho del que ya no recuerdo su nombre y sonreí al leerla,” Te quiero hasta el fin del mundo”, decía. Pero no tenía firma, supongo que por temor a ser descubierto. Oscuridades de aquellas adolescencias, pensé. También estaban allí mis primeros garabatos escritos en aquel cuaderno de hojas lisas en donde las casi ilegibles palabras parecían escritas en distintos peldaños de una escalera invisible. Las letras subían y bajaban en un desesperado esfuerzo por decir algo. Tal vez en la infancia la vida no sea tan horizontal, me dije. Los recuerdos se me fueron dibujando en la retina. Estaba llena de colores y de olores, de gélidas mañanas con olor a pan tostado, de días de lluvias y de pies mojados, de zapatos rotos difíciles de reemplazar, de miradas que ya están cerradas ...y cerré la caja. No encontré el vestido que buscaba, pero esta mañana antes de salir he recogido mi pelo con el viejo lazo de color verde que durante tantos años mantuvo encerrado nuestros momentos. Y me perfumé con una colonia que huele a cerezas recién cortadas. Hoy me veo distinta. ¿Verdad que es bonito el color verde?


TEXTO:Beatriz



domingo, 23 de noviembre de 2008

LEJANÍA

Un instante para un tiempo




POEMA:BEATRIZ

sábado, 22 de noviembre de 2008

DESNUDA SOLEDAD


A Carmen, la abuela que vivió con espacios vacíos

Ella
alma,
sin tiempo.
Encogida en esperas
en noches de silencio.
Sola,
sin espacios.
Refugiada en su llanto
dolida de ausencias.
Desnuda,
sin vida.
Caminando en su cuerpo
ausente de manos...
... ella esperaba.

El
piel,
sin huellas.
Marcando calendarios
con soles diferentes...
... el no llegaba.

Ellos.
¿acaso eran ellos
en amaneceres distintos
y distantes humedades?
...y nunca se encontraron.

Y tan solo eran...
Llanura de raíces muertas,
trigo al sol segado,
seco cauce del río
sin lágrimas de sauces.
Amar, verbo no conjugado
Amor, impropio sustantivo.

Texto: Beatriz
Imagen:Google

miércoles, 19 de noviembre de 2008

UN RAMILLETE DE PENSAMIENTOS



1
Al tiempo como al camino, hay que llenarlo de pasos.

2
Existen palabras escritas que, al leerlas, tenemos la sensación que están dibujadas con nuestra sangre. Y entonces nuestro cuerpo se estremece y nuestra imaginación se apodera del mensaje tratando de descifrar el código como si fuésemos su destinatario. Tal vez allí radique la finalidad oculta del escritor. La exacta sincronía entre el transmisor, que se desprende de las palabras y el receptor, que las hace suyas.

3
Si el cuerpo enferma, el alma reacciona. Si es el alma la que padece, el cuerpo se desvanece.

4
Una verdad a media es como una manzana demasiado madura cortada por la mitad. Existe el riesgo que aparezca el gusano que la corroe por dentro.

5
Si me entregas tu cuerpo acompañarás mis tiempos. Si me das poesía compartirás mi alma.

6
¿No es acaso cobarde la actitud de la sombra que en el lecho del enfermo desaparece, en la caída del cuerpo se encoge y en la soledad de la noche no nos acompaña?

7
¿Tal vez pretendamos adjudicarnos su creación cuando decimos, “hagamos el amor”?

8
Epitafio:
Busco lugar en donde pueda habitar mi alma. Me urge. Con contrato indefinido y un único requisito: buenas vistas al infinito.

9
Si desde que nacemos tenemos la obligación de cumplir años reivindiquemos el derecho de que los años ”cumplan” con nosotros.

10
No me pidas que te recuerde cuando aun no he comenzado a olvidarte.

11
Eduquemos las caricias y aprenderemos a encontrar la piel.

12
Dejemos que la madurez se nos desgaste con el roce de las ilusiones.



texto:Beatriz
ilustración: "Pensamientos"-oleo sobre lienzo
Chus Pérez de Castro

martes, 18 de noviembre de 2008

Feliz Cumpleaños Mickey Mousse



Gracias viejo ratón con infancias eternas.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

El sueño


Noche de sueño

Esta noche he tenido un sueño, y como pasa casi siempre en los sueños los tiempos se invierten. El protagonista era mi cuerpo. Yo que venía del pasado. Debía concursar en una carrera a través de un invisible camino. Tenía la extraña sensación de que todo lo estaba observando desde algún lugar muy alto. Para mí no había camino, sólo había una meta final. Comencé a correr. El no saber por donde iba me provocaba angustia. A ello se sumaba que mi contrincante en la competición era mi propia sombra, a la que nunca podía adelantar y que me obligaba a un desesperado esfuerzo físico. Ella no sólo me adelantaba, sino que, también pensaba por mí las estrategias de la carrera. En la imagen del sueño mi sombra era el futuro y mi cuerpo, yo, el pasado. Me incomodaba ir siempre por detrás. Ella también sabía que yo desconocía el trayecto del camino, con lo cual mi derrota era evidente. Al final del sueño, creyéndome vencida, mi cuerpo se detuvo en el presente y giró sobre sus pasos. Todo lo invisible se hizo visible. Y vi el camino. En el se dibujaban las luces que el sol reflejaba a través del follaje de los árboles, y lo reconocí. Mi cuerpo se desplazaba con lentitud disfrutando de lo reconocido y la sombra fue quedándose en el pasado. Me giré y la vi, alargada y oscura. Al despertar tuve la maravillosa sensación de haberle ganado tiempo al futuro.


Beatriz-12-11-08

lunes, 10 de noviembre de 2008

Joan Baptista Humet, tu tiempo a contratiempo

Clara, una canción...

...y un poema

Mujeres mendigas

Mujeres mendigas (sucias, blancas)
dan vueltas al espacio sideral
juegan con las estrellas
cual si fueran duraznos
o pelotitas de ping pong
arremolinan sistemas solares
besan a los moluscos voladores
y hacen el amor con sus tripulantes,
estupefactos, imbéciles.
Luego se retiran (muy llenas)
desnudas, inmóviles,
danzando en sánscrito...
…Una rosa muy roja
nace
en el fondo de un agujero
de un precipicio vacío
.Se inquieta una voz
nos piden aire,
¡nos piden aire cariño!
Entonces la calma
vuelve a la jaula
con la surtidora de caricias,
y amaneceres fluviales.
Carlos Saavedra

miércoles, 5 de noviembre de 2008

MUJER SIN ESPEJOS

Para todas y cada una de aquellas mujeres a quienes les han vaciado el alma.

video

lunes, 3 de noviembre de 2008

FRAGILIDAD


“La dicha es una obra de arte: el menor error la quebranta, el menor titubeo la altera, la menor pesadez la desluce, la menor tontería la embrutece”.
de :Memorias de Adriano-MARGUERITE YOUCENAR

viernes, 31 de octubre de 2008

LO TRASCENDENTE Y LO EFÍMERO



TRONCO, TIEMPO ERGUIDO. ESQUELETO QUE DAS VIDA.
ALMA ROBUSTA, ABRAZO ETERNO A TU RAIZ
CORTEZA ENVEJECIDA, PIEL DE TU CALENDARIO.
MADERA QUE ACOMPAÑAS EL FINAL






FLOR, FRÁGIL BELLEZA. PERFUME QUE SE EVANESCE.
VIDA FUGAZ, AMANTE EFÍMERA EN LA RAMA.
PÉTALOS SECOS, ADORMECIDOS EN PÁGINAS DE LIBROS.
SÓLO TU POLEN SE MULTIPLICA.
texto :Beatriz

LA NOCHE DE HALLOWEEN


CARTA A UN FANTASMA

Sabía que llegaría este momento. Esta mañana al abrir el libro que compartíamos sentí miedo. De no encontrarte más. De tu huida. Y cerré las ventanas para impedirlo. Guardé otra vez nuestro libro en la vieja biblioteca y esperé a que llegara la noche para volver a abrirlo. Esperé y ahora te veo. Prepararé la cena, adornaré la mesa con el mantel de hilo blanco que siempre te ha gustado y encenderé las velas para mirar tu transparencia. Pero hoy no te vayas. Esta noche es muy larga y oscura. Por favor, tengo miedo, hazme compañía. Cuando amanezca desaparecerá mi angustia y tu volverás a las páginas del libro.

Texto :Beatriz

miércoles, 29 de octubre de 2008

CIUDAD


CIUDAD,
ESPLENDOROSA Y SOBRIA,
ARTERIA LUMINOSA
DE PASOS DESGASTADOS

E INCÓGNITAS RUTINAS
ENTRE SOMBRAS DE HORMIGÓN.


CIUDAD, REGIA SEÑORA
DE DESEOS OCULTOS,
EN BALCONES ABIERTOS
AL SILENCIO QUE ENTRA,
ÁNONIMO, EN LA NOCHE
DESNUDA.

CIUDAD, TIERNA Y CRUDA
DE PERDÓN Y PECADOS,
DE LÁGRIMAS DETENIDAS
EN PARPADEANTES SEMÁFOROS

SILENCIOSOS , PARÉNTESIS
DEL PULSO DE LA VIDA.

ELEGANTE CIUDAD
DE NOMBRES SIN SONIDOS
E INFINITAS RUTINAS
FACHADAS SOLITARIAS
IMPREGNADAS DE VOCES
QUE ADORNAN TU ESTRUCTURA

CIUDAD DE LARGOS BRAZOS
QUE ACOGES SOLEDAD
EN PUERTAS SIN DINTELES.
HOGAR DE ALMAS CON SUEÑOS,
DIVINA ARQUITECTURA.



TEXTO: BEATRIZ

lunes, 27 de octubre de 2008

VACUIDAD




¿qué nos queda de un primer amor?

Fue sólo un instante
y nos quedamos sin presente,
Las palabras que escribían nuestra historia
se desdibujaron una noche,
oscureciéndonos la memoria
para no recordarla.
Se detuvo el tiempo
para llevarse nuestros momentos,
vaciándonos la adolescencia
apenas madurada.
No hubo caminos paralelos
se borraron los pasos
del trayecto compartido.
Y el cuerpo que tocábamos se deshizo
del círculo que trazaban los abrazos.
La nada extendió su alfombra
en el espacio de la finitud
y dos aves volaron
en distintos hemisferios
de espejos enfrentados
para evocarse.
AÚN.

Texto: Beatriz
Imagen:Google

martes, 21 de octubre de 2008

OTOÑO, SIN PALABRAS


HOY PENSABA RECORDARTE, CONTEMPLARTE Y ESCRIBIR...

¿ESCRIBIRTE?...

PERO ME ES IMPOSIBLE.

ANOCHE HE DEJADO LA VENTANA ABIERTA

Y MIENTRAS DORMÍA SE HAN MUDADO MIS PALABRAS.

Y AL IGUAL QUE TU SECAS LAS HOJAS

DESNUDANDO LAS RAMAS DE LOS ÁRBOLES,

HOY ESTOY DESNUDA DE SÍLABAS.

texto:Beatriz
imagen:google

(Tampoco hoy recuerdo quien te escribió este poema)

POR EL OTOÑO ADENTRO EL HUMO VUELA

Por el otoño adentro el humo vuela
llevándose el aroma del verano.
Quedan los frutos de su amor lejano
en una luz que la nostalgia vela.
Húyese el tiempo y al dejarnos hiela
su no estar tan extraño, tan humano.
Se nos cae la penumbra de la mano,
gruñe el silencio como un perro en vela.
Y la joven de octubre va y se esfuma
por entre los resquicios del empeño
que quisiera salvarla con sus rosas.
Todo el campo se oculta en esta bruma
que no sabemos si es memoria o sueño
y no hay sino el perfume de las cosas.


la memoria me ha jugado una mala pasada:
Poema:Otoño, de Las cuatro estaciones-ELISEO DIEGO

domingo, 19 de octubre de 2008

EL TIEMPO DETENIDO

En el reloj de la esquina del correo son siempre las doce. A veces es demasiado temprano y a veces demasiado tarde.

sábado, 18 de octubre de 2008

VOCES


“¡Si fuera posible traducir en palabras las emociones que suscitaron en nosotros las voces de aquellos a quienes amamos en el curso de nuestras vidas! [...] Pero ¿cómo restituirlas? Las palabras que escribimos sobre el papel están sordas: persiguen en vanos esas voces sin llegar jamás a captar su timbre...”

Antonio Tabucchi, Autobiografías ajenas.

miércoles, 15 de octubre de 2008

LÁGRIMAS ALADAS



Anoche vi llorar a una mariposa,
vi la tristeza en miniatura,
la indefensa belleza del dolor,
la congoja de un alma
entre paréntesis.
Estaba allí
en una seca rama,
inmutable,
en desespero.
Anoche vi llorar a una mariposa,
vi su pequeña lágrima,
perla sin brillo,
transparencias de angustias,
alas sin vuelo.
Y acerqué mi jarrón
con flores frescas,
puse néctar de oro en mi ventana
inventándome un sol
que le alumbrara
y, apretando con las yemas de mis dedos
dos pétalos de rosas,
sequé su llanto.
Ella no huyó.
Quedó en mi sueños.

Texto: BEATRIZ

Imagen: Google

martes, 14 de octubre de 2008

HOY HE VUELTO A LEERTE, LUIS

DONDE HABITE EL OLVIDO

Donde habite el olvido,
en los vastos jardines sin aurora;
donde yo sólo sea
memoria de una piedra sepultada entre ortigas
sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.
Donde mi nombre deje
al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
donde el deseo no exista.
en esa gran región donde el amor, ángel terrible,
no esconda como acero
en mi pecho su ala,
sonriendo lleno de gracia aérea
mientras crece el tormento.
Allí donde termine este afán
que exige un dueño a imagen suya,
sometiendo a otra vida su vida,
sin más horizonte que otros ojos frente a frente.
Donde penas y dichas no sean más que nombres,
cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
disuelto en niebla, ausencia,
ausencia leve como carne de niño.
Allá, allá lejos;
donde habite el olvido.
Poema: Luis Cernuda
imagen:Benito Segura (Google )

jueves, 9 de octubre de 2008

miércoles, 8 de octubre de 2008

NOCTURNO

Cercana oscuridad
ocaso herido
que cicatrizas llagas
del día que fenece
inacabada luz,
sombra
asombrada aún
de la noche que llega
ahuecada de vida.
.
Noche ya,
noche absoluta
acaricia los cuerpos
vaciados de placeres
hazle un nido que acune
amores secuestrados
que aún
quedan silencios
hasta que rompa el alba.

texto:Beatriz

imagen: Google

jueves, 2 de octubre de 2008

LA NOCHE

La caída de la noche instaura una debilidad que lleva el cuerpo al sueño.
¿Cuál es la noche en la caída de la noche?
Simplemente, la única noche absoluta.
Porque no hay noche que no sea absoluta.
Al final de cada día la noche que cae es absoluta.
Cada vez, al final de cada día, vuelve toda la noche, la noche sideral.
Y allí se queda. Mientras que cada mañana, con el dolor del alba, con la
acritud del cuerpo en su excesiva plenitud, con la conciencia, no siempre,
vuelven todo el día ni toda la claridad.

Texto: Vida Secreta, de Pascal Quignard
Imagen: Gózame noche, de Mauricio Peña

martes, 30 de septiembre de 2008

CICATRICES

SI LA MAR DEJA HUELLAS EN LA ROCA, IMPOSIBLE BORRAR AQUELLAS QUE LA VIDA VA DEJANDO EN NUESTRAS ALMAS.

lunes, 22 de septiembre de 2008

ALLÍ DONDE ESTUVIERAN, UNAS FLORES PARA VOSOTROS, BLOGGEROS


NO OS CONOZCO, APENAS SI PUEDO UBICAROS GEOGRÁFICAMENTE, PERO COMPARTIMOS MOMENTOS, IMAGINÁNDONOS UN ROSTRO, UNAS MANOS, UNOS OJOS, OJOS QUE NOS LEEN SIN VER SU COLOR PERO QUE PRESENTIMOS CURIOSOS Y ASOMBRADOS LA MAYORÍA DE LAS VECES, Y QUE NO PUEDO ACERTAR CUAL ES LA CAUSA QUE HACE QUE CASI NOS NECESITEMOS. POR ESO ESTA MAÑANA OS ENVÍO ESTAS FLORES..

jueves, 18 de septiembre de 2008

HUELLAS


Qué recuerdas del dolor,
cuando la última partícula
que arañaba tus entrañas
se ha perdido entre la brisa
que sopla al amanecer,
después de haber amado.

Qué recuerdas del dolor
cuando miras por tu ventana
la rosa que esta mañana
abre sus pétalos
compartiendo el gozo de tu cuerpo
humedecido.

Qué recuerdas del dolor
cuando descalza caminas
y generosas arenas de la playa
acarician tus pies
como las manos del hombre
que ha vuelto para amarte


Texto: Beatriz
Imagen: Google

lunes, 8 de septiembre de 2008

OSCURECE ¿LO DISFRUTAMOS?


ANTAGÓNICOS Y COMPLEMENTARIOS




La belleza de la agresividad


y la simplicidad de lo cotididiano forman parte de la vida. En nosotros está la capacidad para poder disfrutarlo.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

ESAS PEQUEÑAS COSAS




UN DESAYUNO ESPECIAL

Mamá era imprevisible y ocurrente. Yo estaba atravesando el estrago emocional que deja un desencanto amoroso encerrada en mi dolor. Nada era para mí más importante ni significativo. Sus esfuerzos para que continuara con ilusiones y proyectos eran en vano.
Aquella mañana, acostada en mi cama, mirando sin mirar todo aquello que me rodeaba, oía su voz que me llamaba desde la cocina. 0ía su alegre voz.
-¡Martina ,el desayuno está listo!
Mi cuerpo se resistía a empezar el día, pero el olor de las galletas que cada mañana cocinaba mi madre para el desayuno al fin me convencieron y me dirigí al comedor.
Mamá y papá me estaban esperando, también mi hermana Laura. En sus rostros se percibía una cierta complicidad.
Me senté en el lugar que siempre ocupaba por orden generacional, o sea al lado de mi padre. Les di a todos el acostumbrado buenos días casi sin levantar la cabeza. Sobre la mesa el bello mantel que mamá acostumbraba poner para las grandes celebraciones y que siempre acompañaba con sus clásicas recomendaciones:
-¡Cuidado con mancharlo!
En el centro de la mesa un florero con jazmines que Laura acababa de recoger de nuestro jardín y a su lado la antigua bandeja de plata, herencia de nuestra abuela y dentro de ella una tarta, una improvisada tarta que rompía lo selecto de aquella puesta en escena. ¡Una enorme tarta con forma de culo!
Otra vez mamá haciendo lo imposible por devolvernos la sonrisa, y aunque era una buena cocinera, el diseño culinario nunca mejor dicho, no era su especialidad. Pero el texto escrito con mermelada de fresas sobre aquella improvisada mezcla de harina huevos y mantequilla era lo suficientemente cariñoso y explícito “El amor empieza en el corazón, y el desamor se arroja por ...”. Y sonreí mientras observaba la complicidad de mi familia.

texto:Beatriz