"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

martes, 15 de abril de 2008

LA PARTIDA


Aquél niño era yo. Me lo decía casi sin atreverse a levantar la cabeza para que no viera sus ojos empañados por las lágrimas. Cogí la hoja del periódico amarillento y arrugado de tantas dobleces y le vi. El viejo abrigo que cubría su cuerpo, una hilachenta bolsa en donde su madre había conseguido ponerle unas pocas pertenencias y un gorro de lana gorda que sólo dejaba ver sus ojos. Y detrás de él, otros niños. Todos con la misma tristeza en su mirada. Abuelo levantó la cabeza y poniendo su mano sobre mi hombro, dijo- El barco estaba a punto de zarpar, sólo sabíamos que en Rusia hacía mucho frío.

1 comentario:

Celular dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.