"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

jueves, 10 de septiembre de 2009

EL ADIÓS DE LAS LÍNEAS PARALELAS


Le veía en el andén de la estación. Esperando como ella, el tren, siempre un mismo tren. Pero distintos destinos. Coincidian. Tenían instantes compartidos. Horas que se acumulaban día tras día en un mismo trayecto. Y espacios diferentes. Sin adyacencias.
Hubo una mañana de piel sin roces. Sólo de espacios cercanos. El mismo asiento. Él a su lado. O ella al suyo. Tal vez buscaban un asiento vacío para decirse un ¡Hola!. Para espiarse, para acercar sus soledades.
Ella descubrió lo que el leía, quiso identificarse en alguna palabras no pronunciada.
Él se fijó en sus manos.Tal vez las presintió con necesidades anheladas.
No hablaron. Se observaron desde la timidez. No hubo preguntas. Temian descubrirse. Romper la magia de lo desconocido. Eran, sin querer ser. Innombrables.
Y cuando él descendió, cuando su destino llegó al final, sobre el asiento quedó su libro abierto en la última página. Ella alcanzó a leer la palabra FIN, pero ya era tarde. Él movía su mano desde el otro lado del cristal, desdibujado. En sus labios se fué diluyendo un adiós. Y ella oyó el sonido de cada una de aquellas cinco letras separándose de la palabra....A-D-I-Ó-S.
Oyó tambien los silencios, como en un pentagrama.
Silencios del último compás. De letras ahuecadas. Despojadas del nosotros. Del tú y yo. Grafía de líneas paralelas. Como las vías de aquel tren de cercanías que compartieron.

16 comentarios:

Luzdeana dijo...

Simple y bello, Beatriz. Como son los misterios.
La timidez se come demasiado de la vida. A veces hay que atreverse a descubrir qué pasa si saltamos.Algunos medimos las distancias con precisión obsesiva.Será que cada cual sabe cuanto de sí arriesga cada vez.
Si hay que votar, yo voy por el salto. Pero mirando bien antes. O mirándose bien uno mismo, mejor dicho.
Últimamente todo lo que me llega... me llega.
Preciosas tus imágenes.
Un beso muy grande.

Dante B. dijo...

Nos has contado una película llena de metáforas y suspensos.
Preciosa ilustración, también.
Un abrazo y gracias

J.Carlos dijo...

Hay tantos silencios que quisiéramos romper, tantas palabras que han quedado por decir, tantos seres maravillosos por conocer.
Somos cobardes muchas veces, demasiadas.
Precioso relato, tan real, que estara pasando en este y en tantos momentos.
Abrazos

Infinito Jordi dijo...

Siempre me pierdo entre la vías del tren, aún cogiendo 4 de ida y vuelta todos los días... nunca doy con el bueno, y cuando acerté, no eran estos de Madrid. Un abrazo

Beatriz dijo...

Gracias Luzdeana por tus palabras.
Es un placer para mí disfrutar de tus comentarios y de tus textos.
Coincido contigo en que debemos atrevernos a dar saltos y no quedarnos impasibles mirando cómo se nos pasan las oportunidades, en no dejar pasar el tren. Arriesgar. Ser valientes y apostar. A veces se pierde pero...son las códigos del juego.

Siempre nos quedarà otra partida que jugar
Un abrazo de complicidad

Beatriz dijo...

Dante , me alegro que te haya gustado mi manera de contar esta historia.
Gracias por visitarme. Siempre te espero y siempre es un gusto arrimarme hasta tu espacio.
Cariños x 2.

Beatriz dijo...

Juan Carlos , desde la humildad de esta aprendiz que se siente halagada por tus palabras. Creo que ambos reconocemos que a lo largo de nuestra vida se nos han escapado oportunidades, por prejuicios, por timidez, por cobardía. Como dice Luzdeana por "no atrevernos a dar el salto". Luego esto nos sirve para saber vencer ese minuto de titubeo cuando está en juego nuestra felicidad.
Sigo fiel a tu rincón , y te espero siempre en el mío para compartir palabras
Un abrazo.

Beatriz dijo...

Infinito jordi,¡Qué alegría volver a encontrarte¡ Se te extraña en tus ausencias.Aún sin conocernos (que es lo mágico de estos encuentros) eres una de esas personas que transmiten necesidad de protegerla , de arroparlas.
¡No, no te pierdas entre las vías del tren! Espera en el andén de la vida, siempre llega algo a tiempo para ayudarnos a encontrar aquello que buscamos. Es cuestión de estar alerto. Y animarse.
Un cariñoso saludo.

Lunaria dijo...

Qué de encuentros, llantos, risas, emociones y sentimientos llenan las estaciones. Precioso Beatriz.

pamm dijo...

Parece que varias personas hemos sido tocadas por los beneficios de un buen silencio. Agradable(:

Beatriz dijo...

Pamm.
Hay silencios que nos envuelven , que nos arropan, necesarios, creativos y otros...silencios de soledades impuestas, de viajes sin regresos, de palabras perdidas.

Sean bienvenidos los primeros, los otros aprendamos a evitarlos o aunque mas no sea a...
sobrellevarlos.
Un abrazo. y gracias por tu visita

Poli dijo...

Hermoso y triste relato. Cuántas veces uno se queda quieto ante la vida?! puff!
Ojalá todos tuviéramos la posibilidad/capacidad de no quedarse quietos ante unos ojos en soledad.
Luz yo también voto por el salto, pero que difícil es dar el paso al vació!

Beso Beatriz!
=)

Beatriz dijo...

Hola Poli
¡Nunca debemos quedarnos impasible ante las oportunidades que nos va dando la vida¡ La cobardía de no asomarnos a lo desconocido nos quita la posibilidad de descubrirlo. Con recelo, pero atreviéndonos a dar ese salto tal vez...algo nos sorprenda.
Un beso amiga.

Fogel dijo...

Querida Beatriz, imágenes con luz y sombras las de tus lineas paralelas.
Me ha gustado mucho

un abrazo

Beatriz dijo...

Lunaria,
Las estaciones son lugares de encuentros y desencuentros, de risas y encogimientos, de trenes que se nos pasan y de asombros coincidentes. A tí te imagino allí en una estación, radiante, proyectándote sin temores a los incógnitas de un viaje. Atreviéndote.
Un beso (y perdón por haberte salteado en mis comentarios).
Ha sido un lapsus.
Besos amiga.

Beatriz dijo...

Querido Fogel,
Imágenes que retratan instantes de nuestra vida cotidiana. Es lo que he pretendido. Luces y sombras como las que nos cubren cada día. Es un placer saber que te ha gustado mi texto.
Son uds los que me arropan, a quienes me atrevo, aún con timidez, a contarles mis historias, a mostrarles lo que brota de mi imaginación.
a veces consigo emocionarlos y otras...tal vez me quede en el intento.
Un cariñoso abrazo.