"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

lunes, 9 de noviembre de 2009

AMANTES

Todas las formas de carne
son hijas del tiempo.

Cartas de creencia, Octavio Paz



“Alguna vez”... se habían dicho en la despedida. Se prometieron un “alguna vez ...” que eternizara la tensión de sus cuerpos.
Hoy, después de muchos años, están otra vez frente a frente, mirándose, tímidamente atreviéndose. Esperando que sus manos retomen el vuelo que dibuja las formas de la carne. Que la noche infinita, desnuda de vergüenzas, penetre en la habitación de los espejos y el amanecer descubra sus cuerpos cubiertos sólo por las invisibles sábanas del placer. Ser como eran, innombrables, ocultos, desafiantes de la verdad. Viviendo solos el roce de sus pieles, sin palabras, sin murmullos que ahuyenten el goce. Volver a ser amantes, sin juicios, sin explicaciones, sin culpas. Allí están, como antes frente a frente, creyendo en la eternidad de lo temporal, queriendo convertir en infinito aquel "alguna vez”.
Pero es el tiempo, implacable juez, quien ahora les niega la magia del pasado y el silencio en el que se habían amado se ha fundido entre los sonidos del mundo ahogando aquel secreto. Las luces le dieron transparencia, y ellos se volvieron nombre y forma y voz.
Y el secreto de los amantes se grabó en los escaparates de la vida, se dibujó en las paredes, dejó huellas en los caminos, se mezcló entre el vuelo de los pájaros que se adueñaron de él para soltarlo en el aire. Lo innombrable se enfrentó con la realidad. Enmarcó de repente la geometría de sus cuerpos en el ahora. Se volvió imagen. Se hizo visible. Identificable. Entonces imposible .
Del pasado sólo recuperaron el recuerdo.
Sólo ellos... los recuerdos... pueden ser eternos. Lo oculto sólo trasciende en la memoria. Y alli permanece.

7 comentarios:

Poli dijo...

Es hermoso Beatriz! Me deja una sensación triste, pero me pareció hermoso!
Todo está guardado en la memoria, dice León.

Besos!!!

Luzdeana dijo...

"Lo oculto sólo trasciende en la memoria". Cuánta verdad, Beatriz. Pero dejame decirte que cuánta fuerza tiene y cómo grita desde allí...
Qué bueno que volviste.
Un beso grande para darte la bienvenida.

Beatriz dijo...

Poli,
no era mi intención ponerte triste,pero cuando un texto se aleja de quien lo ha escrito es imprevisible preveer su interpretación o las emociones que va a trasmitir en aquellos que lo leen.

Luzdeana,
No quiero imaginar lo que Octavio Paz(mi gran poeta) pensaría si leyera este post que se me ocurrió precisamente al leer un poema suyo-
Seguramente nada tenga que ver con lo que el poeta pensó al escribirlo
Por otro lado ¡ ojalá que nuestra memoria siga siendo la biblioteca de nuestras experiencia, de nuestros sentimientos!. Y de alli poder recoger momentos de lo ya vivido.

Poli,
Las historias de amor tienen sólo dos caminos, la felicidad o el desencanto, y por ende la tristeza.

Un beso enorme a las dos.

Dante B. dijo...

ni tristezas ni recuerdos: ahora tienes ante tí un viaje de lo más esperanzador...que lo disfrutes.

Beatriz dijo...

Gracias Dante
¡claro que espero disfrutarlo! Pero a mí, como a ti, me sucede que hay días en que mis poros destilan melancolía.
Pero tengo mucha fuerza para reponerme. He aprendido a quererme.
Un abrazo

J.Carlos dijo...

Los buenos recuerdos queremos que sean inalterables, pero cuando se repiten las situaciones que los provocaros, nosotros podemos ser distintos.
Un placer volver a encontrarte, tu relato triste pero real.
Un abrazo

Beatriz dijo...

Si Juan Carlos, somos nosotros los que vamos cambiando,afortunadamente,
adaptándonos a los pasos que nos va marcando la vida. A veces felices, a veces dolorosos. Pero siempre serán experiencias que nos permitan crecer como persona. Aprender.
Un saludo afectuoso-