"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

lunes, 11 de enero de 2010

CANCIÓN DE CUNA PARA TU ETERNA NOCHE

Duérmete ya hombre de larga andadura
deja que te cante mi canción de cuna
que los grillos tienen ya su partitura
y un violín afina su cuerda en la luna.
Duérmete ya hombre, no escuches mi llanto
deja que la música guíe tu partida
que mañana el trigo dará luces de oro
y tu eterna noche no será una herida.
Duérmete ya hombre, tu trayecto es largo
deja que las nubes mimen tu figura
que frágiles duendes te esperan danzando
para que tu sueño vuele a las alturas.
Duérmete ya hombre, entorna tus párpados
deja que silencie mi última nana
que silban los grillos el fin de su canto
y el violín descansa en un pentagrama.

Para don Julio, mi padre, a quien tanto le gustaba oir mi canto.

16 comentarios:

J.Carlos dijo...

Hermoso recuerdo a tu padre, muy sentido y cálido.
Tenías que prodigarte más con la poesía, me ha encantado, te felicito.
Besos

Dante B. dijo...

no se... si la pérdida es reciente, lo siento, pero como canción de cuna a un padre, vaya pirueta, me parece muy hermosa.

Beatriz dijo...

Gracias Juan Carlos,
Me cuesta mucho hablar de él aún a pesar que hace ya dos años que nos dejó.
Esto está escrito cuando lo veía en su lecho, luchando con dignidad contra el destino que había empezado a marcarle el camino hacia el final.
Tengo mucho respeto por la poesía. Sinceramente ha sido un atrevimiento, pero sólo porque mi padre se merecía unas palabras mías. Se sentía muy orgulloso de mí y de mi afición a la escritura.
Un abrazo.

Beatriz dijo...

Gracias Dante,
como podrás leer en el comentario anterior, esto no es reciente.
A veces el destino te fuerza a ser equilibrista. Por él, por mi padre me atreví a esta pirueta.
Gracias por tus palabras.
--------------------------------
Hoy hace un calor insoportable. Sigo disfrutando de aquello que puedo y necesito disfrutar, del resto ya hablaremos.-
Un abrazo enorme.

Jim dijo...

Hola guapa. . . .

yo no lo veo como un atrevimiento. . . . mas bien lo veo como una explosión de sentimientos transmitidos a través de la poesía de una forma muy sincera, muy bonita y excepcional!!!

Animo!!

Un beso muy fuerte de Jim.
Muack

Beatriz dijo...

Jim,
me gusta sorprenderme contigo.
Gracias por tus palabras. Sé que eres auténtico.
Vuelvo a reiterarme, estas palabras enlazadas, que no me atrevo a llamarlas poesía, salen desde muy adentro y además me ha costado muchísimo sacarlas. Eran muy nuestras, de mi padre y mías. Pero ahora que estoy aquí, rozando lo que ya es recuerdo, tuve necesidad de compartirlas.
Desde esta distancia pasajera vaya para tí y los tuyos un enorme abrazo

Vagamundo dijo...

Hola, y bien hallada. Un espacio interesante, el tuyo.. y esta última entrada, además, acaricia las mismas alas de los ángeles.
Hay canciones, cunas, miradas, calores, caricias, que son una impronta. La mejor herencia que nos llevamos dentro.

Beatriz dijo...

Hola Vagamundo(hermoso seudónimo).
Es un placer recibir visita que irradian tanta sensibilidad. Mi rincón es humilde pero luminoso en emociones. He hecho mis primeras incursiones en el tuyo y sé por lo poco que aún he visto que nos conmueven las pequeñas cosas, nos estremecen las injusticias y nos alegramos de la felicidad de la buena gente.
Me siento bien con personas que aún se emocionan con las palabras.
Gracias y nos seguimos visitando. Te incluiré entre mis blog favoritos, si tú lo permites
Un saludo

Luzdeana dijo...

Una ternura de poema, Beatriz. Esa imagen de acunar a un padre... es que se dan vuelta las cosas en esa etapa de la vida, y los brazos los ponemos nosotras, que ellos ya los pusieron antes.
Lleno de emoción que se contagia.
Felicitaciones.
Acá también arrecia el calor, pero anoche volvió a llover para aliviarnos.
No dejes de disfrutar, que el hoy es todo lo que tenemos.
Un beso grande, amiga.

Beatriz dijo...

Querida Luzdeana,
Arropar a mi padre, cual un niño que necesita una canción de cuna es quizás la sensación mas hermosa que he tenido en mi vida , aún en medio del dolor. Su serenidad para afrontar lo irremediable me dió fortaleza para escribir estos versos.
...................
Ya comienzo a alejarme de estos roces que siguen siendo parte de mi historia.
Debo ser agradecida a la vida, a pesar de lo que conlleva una despedida. He disfrutado de y con los que me transmiten emociones a pesar del tiempo transcurrido.
He hecho una profunda lectura de aquello que ya es recuerdo. Y este presente ya lo estoy guardando en mi maleta...Lo iré compartiendo con todos uds.
Un beso para ti y disfruta de tu tiempo en cualquier camino en que te encuentres.

Raquel Barbieri dijo...

Qué hermosas cosas te inspiró Don Julio, Beatriz... me conmovió tu poema.

Besos :)

Beatriz dijo...

Raquel
gracias por tus palabras, gracias por visitarme. Don Julio fue, como casi todos los padres, un ejemplo de dignidad.

Sigo siendo una fiel seguidora de tú rincón.
un beso

Ricardo Guadalupe dijo...

Me encantaría escucharte cantar, seguro que acaricias con tu voz las sensibilidades.

En cuanto al texto, envidio a tu padre, es justo lo que me gustaría que me cantaran a mí en los últimos momentos. Me parece que esa serenidad con la que cuentas que se marchó fue recíproca y reforzada por ti y el resto de la familia. Qué emotivo y hermoso es el poema y la situación que lo rodea. Quiero decir, por supuesto que tuvo que ser muy duro, pero en la manera que elegisteis de despediros estuvo muy presente el amor.

Insisto, qué bonito.

Un beso

gonzalo dijo...

los violines aman la luz.

Beatriz dijo...

Gracias Ricardo por tus elogios

Beatriz dijo...

Gonzalo.
te agradezco tu visita.
Visito tu rincón.
un saludo.