"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

viernes, 29 de enero de 2010

CREER



Hasta ayer creyó. No en un dios, nadie le habia demostrado su existencia, nunca se preocupó en averiguarlo.
Era agnóstica en utopias. Creía en lo inmediato, en lo visible, en lo que deja huellas.
Creía en el amor. Desde que la piel se le erizó con otra piel leyó muchísimo sobre ese sentimiento. Hurgó en bibliotecas, leyó poemas, desentrañó libros buscando el porqué de ese estado de hermosa locura.
Amó desde las entrañas, justo allí desde donde no se piden razones, desde el alma.
Hasta ayer creyó en el amor.
Hoy le pide a cualquier dios que le convenza de que aún existe.
Hoy reza para que esta incredulidad no la sumerja en una despiadada locura. Busca plegarias que le ayuden a borrar las huellas de su dolor.
Hoy está en el umbral de la oscuridad, justo allí donde vivir se conjuga en pasado.
El tiempo del verbo transita con las vivencias.

13 comentarios:

chris dijo...

que bello... y que dificil es estar en esos lindes del creer y el no creer...

Raquel Barbieri dijo...

Beatriz,

Más allá de lo poético de tu relato, me resulta tan lúcido... ¿Sabés por qué? Porque amar desde el alma y sin razones puede llegar a ser ante los ojos de los demasiado racionales, un tipo de locura... pero dejar de creer en el amor, es locura peor.

Gracias,

un abrazo :)

Dante B. dijo...

prefiero no decir lo que pienso...
sería duro.
Un abrazo de bienvenida, otro.

Luzdeana dijo...

Si para creer en un dios necesitaba comprobar su existencia, y supo creer en el amor, será que alguien le demostró antes que existe... Claro que el desamor duele. Tanto que a veces puede llegar a hacer dudar si el amor existe o no...Pero es la desesperación de ese estado, porque todos sabemos que existe. Y más si lo hemos experimentado.
Debe ser como dice Fromm, que el problema no es amar... sino buscar ser amado. Lástima que no existan las pociones mágicas, ¿No? ¡Se venderían como pan caliente!
Tu texto es muy poético, Beatriz. Lleno de la sinrazón que deja el desamor. Pero el sol sigue saliendo, y hay que volver a asomarse para verlo.
En fin, que tu texto de este refleja muy bien la fragilidad del que sufre por amor y yo quería ponerles un rayito de luz.
Un beso.

Luzdeana dijo...

Quise decir "... tu texto de este POST..."
:)

Anónimo dijo...

Puede ser muy triste que el desamor para una pueda llegar a ser ese estado de locura para otra(dos estados paralelos y contrarios). La única plegaria (mas que plegaria debería que ser un hecho) que creo que funcionaría es la de quererse a una misma, la de plantarle cara a la realidad mas próxima y valorarse como unidad, sabiendo emprender la vida por sí sola y dejar que el amor nos sorprenda, nos llegue sin buscarlo ni presionarlo.
El pasado fue, el presente es y el futuro se verá, o no, ¿quien lo sabe?.
Bello texto Beatriz.

Elvira

Beatriz dijo...

Gracias Christ por acercarte,es un placer reencontrarte.
La incredulidad nos priva de la esperanza, aunque aferrarnos a lo imposible tal vez nos ponga trabas a nuevas ilusiones.
Un abrazo y te sigo.

Beatriz dijo...

Raquel
Muy acertado tu comentario. Pero yo pregunto ¿seremos capaces de dejar de creer en el amor?.
Existen tantas cosas que nos demuestran cada día que el amor existe y tantas maneras de amar que debemos apostar por él.
Un beso

Beatriz dijo...

Luzdeana
como digo en el comentario a Raquel, debemos apostar siempre por el amor en todas sus formas. Levantarnos y agradecer que pese a los contratiempos seguiremos "buscando ser amado"
Un abrazo y espero siempre tu sentido común en los comentarios

Beatriz dijo...

Anónima
Me resulta dificil contestar a una anónima cuando estoy hablando del amor. Es un sentimiento que por encima de todo tiene que ser transparente,cualquier oscuridad impide disfrutarlo en plenitud y acaso eso nos lleve a un estado de incredulidad. Creer en el amor,supone atreverse,luchar por él,mostrarse enamorada sin temores. El amor no se mide en tiempos futuros. Se vive en el presente y para mantenerlo vivo y que trascienda acaso haya que hacer un esfuerzo y creer en él.
Gracias por tu comentario, Elvira

Beatriz dijo...

Dante
hubiera preferido que dijeses lo que piensas.
Los silencios se prestan a elucubraciones.
Saludos.

Gwynette dijo...

Beatriz, te entiendo tanto, tanto !!..has escrito lo que yo hubiese deado escribir
Un abrazo grande

Beatriz dijo...

Gwynette,
Un placer el encontrarte de nuevo en mi camino. Aquí en donde las palabras hilan sutiles frases que, a veces, nos acompañan con sus complicidades.
No dudo que este texto lo hubieras podido escribir tú. ¡Tienes tanta sensibilidad!
Creo en tus posibilidades.
Espero que sigas emocionándome.
Un abrazo