"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

miércoles, 28 de septiembre de 2011

CALLE DE AGUA

A Rochitas, la calle prometida


Mi calle es un charco enorme, un destiempo de azules diferentes donde navegan a la deriva mis ayeres, mi bata de colegiala, mis pinceles, mi postre de membrillo y mi poema inacabado. Donde vas tú y mi renuncia de ti, la sombra de mi sombra y la luz que encandiló perfiles de mi tiempo. Y tus caricias, a las que mi piel no se desacostumbra.

Huele a distancia esta calle, a sal que herrumbra recuerdos, a adioses imprevistos, a estaciones invertidas, a besos interrumpidos, a vuelos de golondrinas, a asfixias de identidades, a desnudez de pasados. A exilio.
.
Y aún y siempre y una vez y otra y nunca demasiado, sueño que braceo en esa calle de agua, que atravieso su horizontalidad sin vela, sin timón, hacia el sur, hacia la otra orilla, que regreso a la otra calle, a aquella de la que me deshabitaron. Y que la veo y ella reconoce mis pasos en su viejo empedrado. Todavía.

Ilustración: Mabel Linzoain- Villa María - Córdoba

11 comentarios:

Rochitas dijo...

Antes que nada mis gracias infinitas.
Por lo que respecta a tu azulada calle es como alguna vez me han dicho a mí, un poema en prosa.
Nunca Beatriz, nunca te sobra una letra.
A partir de su recorrido me imagino pasados posibles tan comunes para muchos que te hubiesen podido llevar del otro lado del gran charco, pero eso corre por cuenta mía.
Río Cuarto ...

Juan Herrezuelo dijo...

Recuerdos navegables donde la palabra exilio pone la vida en estado permanente de nostagia y hace que la calle en que se refleja nuestra ventana tenga su punto de fuga en el ayer (pero también en una excelente prosa poética). Mis pasos en esta calle, escribió Paz, resuenan en otra calle. Un abrazo, amiga.

Raúl dijo...

La sola imagen, poética, de una "calle de agua", y sugiere mucho como metáfora.

Luzdeana (Diana H.) dijo...

Tu calle pintada con los trazos más genuinos de tu mirada interior. Huele a mezla de pintura fresca con nostalgia que no termina.
Muy bello, amiga.
Un abrazo fuerte.

Beatriz dijo...

ROCHITAS
JUAN
DIANA,

gracias por atravesar esta calle junto a mí, por ser generosos en vuestras palabras, por deletrearme.
En casi todos existe una calle que quisiéramos atravesar y una distancia que nos aleja de aquello que un día fuimos.

Si JUAN, "mis pasos en esta calle resuenan en otra calle",hermosos versos de Octavio Paz a quien no me cansaré de leer.

ROCHITAS, imagina, imagina, ya que esa andadura por la imaginación nos permite encontrarnos.¡ Ah...estoy convencida que muchas veces me sobran letras.

DIANA,además de leerme y leerte nos descubrimos en cada uno de nuestros "Encuentros" epistolares.
Dudo que mis pinceles hagan trazos que tu mirada no advierta.

GRACIAS AMIGOS.

Francisco Ortiz dijo...

Hermoso texto, y esta frase es deslumbrante:

"Y tus caricias, a las que mi piel no se desacostumbra".

PD: Gracias por seguir leyéndome, por seguir ahí.

Beatriz dijo...

FRANCISCO,
Te leo, disfruto con tu manera de hacer literatura y sobre todo de esa particular forma que tienes de no someterte a ninguna regla que no sea tu propia convicción a la hora de escribir.
Te sigo, siempre.

Gracias por acercarte.

Rochitas dijo...

pero mira que las andaduras a mi y a todos nos pueden llevar a cualquier sitio. Y tal vez a confeccionar películas y pasados que no fueron, pero sí...
Este poemita tuyo es de colección. Y de hecho aquellos que se han acercado a ovacionarlo lo son también. Muero con las letras de esos dos.
Ah. Vaya y vuelva a mi post poem, y sea crítica y concreta segunda consigna: a quién le hablo, o a qué...
La gran mayoría lo saltéo ya que lo dejé como "last" sólo un día hasta que surgió este monólogo que tan inmensamente agradezco hayas leído con tanta atención.
Eres una de las personas que más vuelvo a releer. Ya te lo he dicho, vos y la literatura ewaipanoma, y también Sigma.

maria candel dijo...

Beatriz, es un privilegio pasear contigo por esa calle de agua, que tu dibujas con la palabra, siempre hábil y precisa.
Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

Beatriz dijo...

Rochita, gracias por tu fidelidad, por leerme y releerme.
Seguiré tus consignas. Aunque te aclaro que he leído tu poema pero estoy teniendo muchos problemas a la hora de dejar comentarios.

Un abrazo y muy bueno tu poema-

Beatriz dijo...

María Candel.
Acabo de leer tu último post y han sido en vano mis intentos para dejar un comentario.
No me admita ni siquiera como Anónima.
De cualquier manera al leerte siento la satisfacción de encontrarme ante una excelente pedagoga. Siempre es reconfortante acercarse a quienes tienen algo que enseñarnos
Hoy sé mas que ayer.

Y gracias por tus palabras