"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

martes, 13 de marzo de 2012

TÚ / YO




Presiento una noche
de silencios 
y regreso para existir en ti,
tú / yo,
en tus reflejos
donde jugaban a la ronda
mis ojos y los tuyos
y era mi boca,
tuya / mía,
pentagrama de coros infantiles
de palomas  danzando
y mi voz tu callada melodía.
Presiento 
el silencio de esta noche
y regreso para habitar en ti,
tú / yo,
en tu transparencia
y tatuar mi laxitud
en la herrumbre de tu abrazo,
tú / yo,
y fundirnos  en el instante último
del gozo.

9 comentarios:

Rochies dijo...

Ceremonia. Comunión.
Que sigan siendo dos. Que haya un nosotros.

maria candel dijo...

Me gusta Beatriz, este asociar el abrazo del amado con el placer de los juegos infantiles, con el cobijo y la seguridad de lo querido...

Ángeles dijo...

No conocía tu blog, Beatriz, he llegado a él desde el de una amiga.
Me ha encantado el poema de tu entrada... hay en cada verso un lirismo de sentimientos, que culmina con ese abrazo donde tu/yo somos uno, en el extasis donde el amor es todo luz.

Un abrazo.

Raúl dijo...

Qué delicadeza...
Nunca caes en el exceso del sentimentalismo, Beatriz.

Javier F. Noya dijo...

Uno, dos, el tiempo evocando en tres personas de verbo y siendo al fina lo único valedero: fundirse en el gozo, y hasta ser a partir de allí otro/otros. Belo poema. Besos.

Miguel de la Torre Padilla dijo...

Pase a visitar tu blog encontrandome con esta maravilla,
gracias por acariciarnos el corazón con la sublime belleza en cada verso de tú hermosa poesía y por concedernos el privilegio de ser testigos de ello.
Desde Jaen te deseo que tengas un buen fin de semana lleno de sensaciones positivas. Un beso desde la distancia de tú amigo

vicente dijo...

Me haces recordar una conversación: "¿Definitivamente, padre, para qué Dios nos habrá creado?" Preguntó una feligresa que "no se metía con nadie". El sacerdote le respondió: "Para ser felices; Para gozar intensamente".
Abrazos con mi cariño.

mi nombre es alma dijo...

Regresar para el goce despues del silencio. Si, a veces regresar es un buen comienzo, al menos, una intensa pausa.

Juan Herrezuelo dijo...

Pronombres girando tomados de la mano, tu/yo/uno solo, y el yo poético se acoge al silencio presentido, existe, habita, recuerda en melodía, se relaja en un abrazo sólidamente fundido al abrazo. Muy bello. Un beso.