"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

viernes, 31 de agosto de 2012

FUGACIDAD




se adormece el estío
el esqueleto de un ciprés
acaricia la corteza de la noche
sueñan las alas 
con vuelos azules
y el paisaje 
se exilia en la memoria
en el insomnio del espejo
mi piel desnuda
sobrevive al olvido.

Imagen: Google


14 comentarios:

Horacio Beascochea dijo...

Veo que regresaste... "el paisaje se exilia en la memoria", versos que arrastran el peso de la nostalgia, de la melancolía, versos desgarrados, también.

Beso grande

P.D.: Si no es molestia, me gustaría que me enviaras tu mail.

silvia zappia dijo...

melancolía plena
afirmación de sobrevivir


bellísimo poema

besos, beatriz*

Maruja dijo...

Un poema cargado de una gran melancolia.
¡¡Bellísimo amiga Beatriz.
Un beso.

Javier F. Noya dijo...

El espejo que refleja tu piel cuyos ojos denotan el presente que se esconde tras el paisaje atesorado. Bellas circularidades que tu poema nos regala y rodea como el tifón al ojo dela tormenta: y allí, rodeados, estamos en paz. Besos.

maria candel dijo...

Si amiga, se adormece el estío, pronto ya será otoño, y entraremos en otras historias , en otros quehaceres, mientras esperamos los nuevos tiempos...

Un abrazo

Rochies dijo...

sí mi querida, sobrevivimos al olvido aún despojados. Cuando se trata de nuestra esencia misma, de nuestro sentir más genuino y profundo.
Has vuelto en forma de verso y ese ciprés tan desnudo como nosotros está de pie.
Me has regalado el placer de tu regreso y la magia de tus comentarios.

Juan Herrezuelo dijo...

El ciprés aguarda erguido el otoño a sabiendas de que él no perderá sus hojas: frente a la fugacidad del tiempo, su perennidad; pero también esa soledad funeraria, ese esqueleto siempre enredado a sus raíces…
Corre un viento otoñal ya entre tus bellos versos. Un beso.

Antonio Urdiales Camacho dijo...

Sensacional esa imagen de la piel desnuda que se refleja en el espejo y sobrevive al olvido. Me ha gustado.

Un saludo.

Raúl dijo...

Qué raro es venir y encontrarme un poema tuyo que no me guste; siempre, hoy también, me llegan hondo.

Beatriz dijo...

A todos y cada uno de vosotros: ¡Gracias! , no por el elogio, que sin duda me sirve de estímulo, sino por que es en vosotros, en vuestra sensibilidad con la que me identifico, en donde me siento arropada. Estas distancias que tanto nos acercan son pilares esenciales para que la melancolía se traduzca en verso y la nostalgia un vínculo en el que nos identificamos a través de las palabras .

Gracias por estar conmigo-

Rossina dijo...


Yo volví porque quiero saber que me cuente, si vio el mensaje que le dejé en mi laberinto, donde le decía que me contará aquella historia...
y me encuentro con esas respuestas suyas que son casi que otro post.

Pitt Tristán dijo...

Ante la poesía la vida es un sol estático.

Diana H. dijo...

Se adormece el estío y tanto queda, querida Beatriz... La resistencia frente al tiempo, los sueños perennes, la memoria como brújula en cada paso. Son una constante en tu poesía, que ya tiene sello propio.
Estoy en casa. Ha sido maravilloso y por supuesto te contaré una vez que me estabilice en todos los frentes. Verás que digo "ha sido" y no "fue". Con mis compañeros de rutas hablábamos de cómo hemos descuidado el uso de nuestra lengua en mi país. Y cómo nos gusta escucharlos a ustedes.
Tanto por contarte. A ver si concretamos la charla por Skype.
Besos y abrazos de agradecimiento por esta amistad.

Marcelo dijo...

Bello!!!