"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

viernes, 21 de septiembre de 2012

REMEMBRANZAS





Aún retengo
hilachas de ayeres
que se destejen
lentamente
entre telarañas
de abriles deshojados,
ausencias que traspasan
la herrumbre del espejo,
la brisa de tu sombra
en mi llanura,
la transparencia de una lágrima
en el vestido azul
y el canto triste de una calandria
en la madera carcomida
del último otoño
presintiendo el adiós.
Y el silencio...
en el que se ahoga el presente.





8 comentarios:

Rossina dijo...

el presente se irá colmando de futuros "imperfectos", para inmediatamente ser pasado, y así sucesivamente, seremos nueva huella.
Todo lo que nos hizo ser. Es, mi amiga. Y constituye nuestro mosaico único e irrepetible.

Muchas veces es más triste presentir el adiós que el momento del adiós mismo.

Rossina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
maria candel dijo...

Me gusta la herrumbre de los espejos, esa huella del tiempo que muestran indiferentes, acostumbrados por tanto como han visto.

Un abrazo, Bea

Fina Tizón dijo...

Hola Beatriz, es la primera vez que visito tu blog. Lo estuve curioseando y puedo decirte que me encanta como escribes, así que, con tu permiso, seguiré visitándote y manteniéndome al tanto de tus entradas.

Hoy te dejare mi primer comentario y reflexión personal, como hago habitalmente.

Un poema de corte nostálgico donde el presente se alimenta de recuerdos del ayer, Beatriz. Los dos últimos versos son duros, realmente:

Y EL SILENCIO
EN EL QUE SE AHOGA EL PRESENTE

"Dejemos, pues, que no nos ahogue ese silencio y naveguemos de la mano de nuestro hoy, de nuestro ahora descubriendo las cosas bellas que nos ofrece"

Un abrazo de tu nueva seguidora

FINA

Fina Tizón dijo...

Hola Beatriz, es la primera vez que visito tu blog. Lo estuve curioseando y puedo decirte que me encanta como escribes, así que, con tu permiso, seguiré visitándote y manteniéndome al tanto de tus entradas.

Hoy te dejare mi primer comentario y reflexión personal, como hago habitalmente.

Un poema de corte nostálgico donde el presente se alimenta de recuerdos del ayer, Beatriz. Los dos últimos versos son duros, realmente:

Y EL SILENCIO
EN EL QUE SE AHOGA EL PRESENTE

"Dejemos, pues, que no nos ahogue ese silencio y naveguemos de la mano de nuestro hoy, de nuestro ahora descubriendo las cosas bellas que nos ofrece"

Un abrazo de tu nueva seguidora

FINA

Javier F. Noya dijo...

Pucha, estoy sdeguro que aquí dejé comentario. Pero han sido tan bellos los publicados que sólo me resta adherir. Besos. Belleza de poema.

silvia zappia dijo...

yo retendré tus versos azules.


abrazo*

Vicente dijo...

Me paseo por tus poemas, como suelo hacerlo, pero me he quedado como el hombre de "Remembranzas": silencioso, invisibilizado en el brumoso paisaje, esperando un nuevo poema.

Gracias Beatriz.