"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

domingo, 14 de octubre de 2012

MEDIODÍA

Imagen: Mediodía, de Jorge Galeano 


 Supe de la belleza 
en los silencios 
de aquellos mediodías
cuando el sol se insinuaba entre los álamos
y su tibieza
acariciaba el descanso de las sombras,
cuando se detenían los vuelos
y había quietud de alas y de cantos
y enmudecía el paisaje,
cuando se acurrucaba la pereza
de mi gata sobre la hierba fresca
y una brisa azul
acunaba el desvelo de las nubes
adormeciendo el instante,
supe de la belleza 
cuando el fulgor de mi cuerpo
en esa hora inocente
fue un hemisferio junto al tuyo
y fuimos pulsión y savia
y eternidad en la mitad del día

9 comentarios:

Di dijo...

Cuanta paz y felicidad toda junta! Un beso

Diana H. dijo...

Tu poema es un estallido de vida y color que se prepara poco a poco y florece pleno sobre el final.
También tiene mucha alegría.
Un beso.

Fina Tizón dijo...

Amor, natura, pasión; excelente simbiosis conseguida con estos versos de una gran sutilidad y belleza que nos llegan, que acarician , que hacen vibrar.

Felicidades de esta tu seguidora

FINA

silvia zappia dijo...

supimos de lo mismo, beatriz, querida. fue mediodía y después la tormenta.

abrazo enorme


silvia zappia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rochies dijo...

MORTAL. INCREDIBL. NON HO PAROLE.
VARIAS ME LAS LLEVARÍA PARA GUARDAR EN UN COFRECITO Y NO PERDERLAS EN ESTE CIBERESPACIO.

UD MÁS QUE NADIE TIENE QUE ESTAR EN LA CONVOCATORIA QUE ADEMÁS TIENE RAÍCES ESPAÑOLAS. ESCRIBE SU POST EL JUEVES Y VIENE A MI BLOG CON EL LINK COPIPASTEADO PARA QUE YO LE ARME EL HIPERVÍNCULO. Y ADEMÁS AVISA POR AQUI QUE SE TRATA DE UNA ESCRITURA "CONVOCADA" Y LINKEA MI BLOG.

LA ESPERO!

Horacio Beascochea dijo...

Tambien de la belleza de un atardecer, en donde el cielo se toca con la tierra, y varios misterios se esconden en el horizonte.

Beso grande

mario gomez garrido dijo...

Hay en el poema un vaiven constante y luminoso entre lo próximo (gata, hierba, cuerpo) y lo lejano (nubes, vuelos, eternidad) que se mezclan deliciosamente para resolver un mediodía perfecto pleno de luz. El contrapunto del recuerdo y del silencio lo refuerza todo, en un cuadro que me gustó mucho, obviamente.

Rossina dijo...

sí beatriz, colgamelo acá con fecha de hoy así vienen a leerte.