"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

viernes, 7 de diciembre de 2012

NATURALEZA MUERTA




despierta el fauno
                        ruge
y el bosque se estremece
cierran sus pétalos
las flores azules
se desborda el río
 emigran sus aguas
hacia cauces extraños
se oye el crujir de las raíces
el desgarro de la orilla
 y vacía de humedades
la tierra presiente
exilio de huellas
un colibrí
extraviado
detiene el instante
y allí donde nacen
los colores del arco iris
sepulta su vuelo
 enmudece el bosque
el fauno calla
se oye el silencio infinito
la mudez del dolor
que sobrevive
a las estaciones muertas.


IMAGEN DE  GOOGLE

7 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Belleza viva en cada letra, colibrí irisado, fauno que calla y escucha...
Belleza necesaria a ojos vista + imaginación como la tuya.
Besito de naturaleza viva, gracias por darme estas imágenes.

Maruja dijo...

Gracias por ese lindo poema. Feliz fin de semana. Un beso grande.

silvia zappia dijo...

sabrá el fauno escuchar ese silencio?

besos, beatriz*

Horacio Beascochea dijo...

Sobrevivir a las estaciones, de eso se trata, volar con el colibrí, adonde nacen los colores del arco iris, para escapar de la melancolía.

Beso grande

Concha Huerta dijo...

Llego a tu blog desde el de un amigo común y me han sorprendido estos versos tan inflamados de belleza. Enhorabuena. un saludo desde mi página. http://conchahuerta.com

Fina Tizón dijo...

Excelentes versos con grandes metáforas que los embellecen y nos acercan a la naturaleza otorgándole voz propia.

Un abrazo, Beatriz

Fina

Juan Herrezuelo dijo...

"El crujir de las raíces...": ahí hay mucha vida pujante que no se amedrenta. Bello e inquietante poema, Beatriz.