"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

jueves, 17 de octubre de 2013

MAÑANA DE PRIMAVERA

                    Fotografia: Beatriz Helbling- 17/10/2013


                                                                 
 Durmiendo en primavera
 no se advierte el alba
Hasta que por doquier resuena
 el reclamo de las aves.
Pero anoche oí el estruendo
del viento y la lluvia
Y me pregunté: ¿cuántos capullos
se habrán dañado?
                                     
                                           MENG HAO -JAN ( poesía china de la Dinastía Tang- (618-906)




“...Y las palabras se detienen mientras el sentimiento continúa...”
“...¡deteneos un momento!¡ Mirad he captado un instante de eternidad !
(...) Hay momentos en que China nunca será comprendida, pero otras veces la sola línea de un poema, un sólo trazo de pincel sobre una hoja de seda, o tal vez, alguna canción cantada por una muchacha en un arrozal, nos dirán mucho más de lo que podríamos aprender en los libros.

(...) Han hecho del lenguaje algo más delicado que la seda más suave; han cultivado deliberadamente su sensibilidad hasta tal grado que el ruido producido por la caída de un pétalo puede ser más estrepitoso que el derrumbe de los imperios…
Raúl Ruy

                                                       

8 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

¡Preciosas palabras ! Ando enamorada de la China. ¡Me encantó !
Besos del alma :)
¡BUEN DESCANSO !!

Rick Forrestal dijo...

Perfection.

Maruja dijo...

¡¡¡Muy bueno!!! Un saludo.

Horacio Beascochea dijo...

Bellas palabras, me quedo rumiando aquello de los capullos dañados.

Beso grande, espero que andes bien

vicente dijo...

Sería de beneficio para los poetas, y para los que queremos serlos con mayor razón, leer poesía china como también de nuestras etnias madres. Su mirada y sus oídos son maravillosos. Gracias y abrazos.

Mario gomez garrido dijo...

Oriente describe las estaciones, la circular sucesión del tiempo, con tal precisión, que parece no haber otra forma de comprenderlo. Allá primavera, acá otoño, hay como un espejo, como un paralelismo de contrarios que sin embargo permite una continuidad, la sensación de que el viaje, como siempre, no es más que una cuestión de palabras.

Diana H. dijo...

Bella imagen, sabias palabras.
Un beso.

Dante Bertini dijo...

me alegra verte hecha una rosa...