"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

miércoles, 17 de febrero de 2010

DESESPERO


Ese día de espera y esperanzas adornaba la mesa de la sala con un mantel rojo y un jarrón de loza blanca, saltado en los bordes por los roces del tiempo, que llenaba con jazmines y ramas de helechos húmedos de rocíos. Cubría las ventanas de su habitación con cortinas de fina batista bordada, las perfumaba con lavandas frescas.
En el almacén del pueblo la esperaban temprano a sabiendas que ella llegaría con su canasta de mimbre para llenarla de frutos secos, de té con sabores distintos, de untosas mieles. En el almacén del pueblo rumoreaban sobre su espera.
La casa olía a tierra regada, a sábanas frescas, a piel descubierta. Una página en blanco sobre su escritorio y su inconcluso poema también esperaban. Esperaban la última frase, el último verso, el que surgiera después del encuentro. De cada espera saciada brotaba una palabra, de cada despedida nuevas metáforas. Pero las letras se negaron a enlazarse para definir ese velado desespero sobre su hoja en blanco y en su poema hubo siempre un verso inacabado...inconfesable.
Imagen: Google

18 comentarios:

Luzdeana dijo...

La espera es un tema que me inspira especialmente, como sabrás.Probablemente debido a mi ansiedad. Algunas esperas ahogan, aturden, consumen... Pero mientras hay espera hay también esperanza. Por eso también el que espera teme, a veces, que lo esperado llegue. Y así concluyan espera y esperanza simultáneamente.
Me gustan tus imágenes diáfanas que halagan los sentidos.
Un beso.

Ricardo Guadalupe dijo...

Hola Beatriz. Qué bien lo has descrito. Yo creo que cualquiera se puede ver reflejado y recordar esos momentos en que uno dispone todo para que sea perfecto, para que no falte de nada a la llegada de la amada o el amado. Lástima que la perfección no exista, y que elevar las expectativas a lo más alto lleve tantas veces a caer de bruces contra la realidad. Es preferible hacer las cosas lo mejor posible pero sin unas expectativas definidas. Por pura precaución.

Tu relato tiene esa melancolía que es parte inherente a la belleza.

Un abrazo

Raquel Barbieri dijo...

Querida Beatriz,

Hay algo que me gusta particularmente de tus escritos, y es que se pueden percibir los aromas, sabores y texturas de cada cosa y persona mencionados. Me encanta el contenido de la canasta e inclusive el hecho de que en su poema, siempre quede inconcluso un verso.
Eso da esperanza.

Te mando un beso :)

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola! Entiende este comentario como una muestra de gratitud por el afecto recibido por ti. Te ofrezco las flores de mi jardín.

DanteBertini dijo...

hierbas serranas?
nostalgias del terruño?

Beatriz dijo...

Luzdeana , no ha sido mi intención crearte ansiedad con la demora de mi respuesta. "Algunas esperas ahogan, aturden" ...pero acaso ¿no hay tambien dulces esperas? y estas son las que nos despiertan ilusión y esperanza
Un beso.

Beatriz dijo...

Ser prudente, pero atrevido.No quedarnos cruzado de brazos a la espera de...El tiempo a veces no es demasiado solidario con los rezagados.
Siempre prefiero acabar un poema, disfrutar del momento que sentarme a lamentar lo inconcluso.
Un abrazo

Beatriz dijo...

Querida Raquel, sinceramente te confieso que es más fácil para mi dibujar las imágenes en mis relatos,que salga de cada palabra un sabor , una fragancia , que se estimulen los sentidos. Y sin embargo aún me siento insegura en el manejo del relato. Seguiré aprendiendo cada día de todos aquellos que tan bien lo hacen. Siento mucho respeto por ellos.
Un cariñoso saludo-

Beatriz dijo...

Dante ,
la nostalgia asoma sin que a veces nos percatemos de ello.
Saluditos

Beatriz dijo...

Ricardo, te he contestado olvidándome de poner tu nombre. Perdón por este error. Es fruto de las prisas.
Espero que lo reconozcas.
Otro saludo

Beatriz dijo...

Paco
Se agradece ese gesto de gratitud.
Saludos.

DINOBAT dijo...

Se puede esperar sin desesperar, se puede esperar y nunca llegar...

Beatriz dijo...

Dinobat
Que no se nos extravíe jamás la esperanza y démonos por satisfechos. Gracias por tu inesperada visita. Siempre es un placer abrir mi rincón y encontrarme con que alguien lo ha recorrido.

He ido a conocerte y me gustan tus cuemtos cortos.Te seguiré y te enlazo (si me lo permites).
Saludos-

Carlos dijo...

Yo creo que los vesos, en la mayoría de los casos, nunca se acaban. Siempren están pro concluir por terminar de crecer, como si fueran eternos Peter Panes etenernos niños inmaduros y maravillosos, tanto como tu blog.

http://unaderealidadpocohecha.blogspot.com/

Jim dijo...

Hola guapa!!!

Hace no más de cinco minutos que he “obsequiado” a Antonio con un relato que ya quisiera Homero haber tenido tanta imaginación, jejeje. . . .

En fin, que eso de un “mantelito rojo”. . . “un jarroncito de loza blanca”. . y “unas cortinas de fina batista bordada”. . . . .pues, pues , pues. . . .me recuerda a cuando era niño y pasaba los veranos en el chalet de mis abuelos, y mi abuela nos regañaba por mover los mantelitos de ganchillo, jejeje.. . .(no te molestes: recuerda que de pequeño me comí un payaso y todavía lo tengo dentro!jejeje).

Un beso enorme y afectuoso de tu amigo Jim.
Muuuack!
Jim

Beatriz dijo...

Carlos
Buena tu comparación de los versos inconclusos con los Peter Panes.
Tal ves tengas razón en que los poemas están siempre inacabados Tal vez sea el último verso que se queda escondicdo en el alma del poeta-
Gracias por tus comentarios

Beatriz dijo...

¡Hooolaaa Jim!, pasas por aquí y me lias.( en el buen sentido). ¡Qué bien me lo paso con tus divertidos y acertados comentarios.
Tienes al alma de payaso(qué ojalá nunca se extingan) pero la cabeza de una persona con una maravillosa manera de ver la vida.Nos hemos reído muchísimo , Antonio y yo, con tus ocurrencias.¡No cambies!
Un abrazo, amigo. Y siempre mis saludos a tú flia.

Francisco Ortiz dijo...

Hay cosas que esperan para siempre, que se postergan para siempre, y no siempre puede ser eso visto como algo negativo. Tu texto avanza algo, lo muestra, lo esconde, incita.