"Con la palabra se ve lo no visto, o incluso lo no visible"-
EMILIO LLEDÓ. El silencio de la escitura

domingo, 31 de octubre de 2010

QUEBRANTO

.
 ¡Hace tanto tiempo que mis brazos y los tuyos
encogen sus caricias entre los pliegues de las sábanas!
¡Tanto tanto tiempo que tu espalda y la mía coinciden,
si acaso, en desorientadas ondulaciones!
Anoche, sin embargo,
entre los deseos que se agotan en insomnios
llegué a creer que mi cuerpo y el tuyo se enlazaban.
¡Pero cuán larga es la noche mientras se espera el mañana!
.
¿Sigues allí, inmóvil?...
¿O no?
¿O quizás tan sólo te imagino
mientras palpo la textura de la ausencia?
Se oye ya el día
y en tu hemisferio,
paralelo a mi piel que aún provoca,
se despereza tu pijama que, vacío de ti, encoge de abandono.
Una esquirla de luz atraviesa la ventana y corta mi sombra.
.


12 comentarios:

Raquel Barbieri dijo...

A veces, nuestra mente hace que pensemos que el otro se nos aleja por algo que en realidad no es.
El ser humano es tan vulnerable en la intimidad, que queriendo ser de un modo, suele encerrarse en sí mismo y mostrar una cara opuesta a la que querría.
Solemos ser enemigos de nuestros deseos, queriendo ser sus aliados. La mente nos juega malas pasadas, pero lo bueno es que nunca estaremos solos del todo porque en todos, siempre ha existido un momento al menos de frustración, de preguntas y de lágrimas.
El poema es hermoso.

Un abrazo fuerte, amiga.
(Aquí hay un viento increíble para la época en que estamos)

Lola dijo...

Hay muchos tipos de soledad, tantas como el sentimiento de abandono del otro que éstas provocan.

No sé qué soledad es peor, si la impuesta por la vida, o por la muerte, como quieras, o aquella en la que, aun estando en compañía, existe. Sea cual sea la peor, lo que sí sé es que es una losa.

Precioso poema..abunda en soledades que van más allá de la piel.

Antonio Tello dijo...

Tienen mucha razón Raquel y Lola, el poema tiene fuerza, sentido y está bien escrito. Besos

Javiera Miraglia dijo...

Beatriz,leerte es ir a mirar en el espejo lo que el mío aveces no se anima a decir, ultimamente mi cámara mental andaba por esos andurriales...y yo no me animaba a disparar esas ideas,estoy convencida que tenemos unos duendes que nos van contando al oido mientras dormimos lo que anda sintiendo la otra.Y Siempre lo decis tan bello, admiro tu arte, me felicito por encontrarte. Ya no me llegan las noticias de tus publicaciones, me obliga el dios virtual a venir a buscarte, mejor así.Practico la coherencia.

J.Carlos dijo...

No hay peor soledad que sentirla en compañía, querer avivar un fuego que el otro ya apagó hace tiempo.
Precioso poema Beatriz, tendrías que regalarnos alguno más.
Un beso

Ricardo Guadalupe dijo...

Querida Beatriz, esa esquirla de luz que llega y atraviesa la sombra eres tú. Tus palabras son pura sensibilidad. Una especie de sensibilidad fotosintética capaz de captar la luz para crear mundos llenos de belleza.

Muchas gracias por tu apoyo y cariño por la publicación de mi primer libro, "Palabras literarias", del que hablo en el blog. Tú llevas ese tipo de palabras contigo, son tu equipaje, y nosotros somos unos afortunados por poder contemplarlo en forma de relatos.

Un abrazo,
Ricardo

Carlos dijo...

Cuando se espera el mañana la noche, efectivamente, es larga. mucho.
un beso wapa

Raúl dijo...

Mi querida Beatriz.
Muchas gracias por tu compañía el otro día en la presentación.
Gracias, de corazón.

Luzdeana (Diana H.) dijo...

Esas caricias que no son, esas espaldas que coinciden ante la falta de coincidencia; esa espera dolorosa de un fuego que ya no es. La esquirla como testimonio de una lucha que es pasado...
Son imágenes muy poderosas, Beatriz. ¡Muy bueno, amiga!
Un abrazo fuerte.

Beatriz dijo...

Raquel,
Lola,
Antonio,
Javiera,
J.Carlos,
Ricardo,
Carlos,
Raúl,
Diana,
A todos gracias por arroparme, soy yo la afortunada al visitarlos y disfrutar con vuestros textos y luego encontrarlos en mi rincón. Todos y cada uno de vosotros despiertan en mí admiración al leerlos y respeto por sus opiniones.

Al leer esta frase imaginé mis versos-
"No hay soledad más alta, más cruel y más cercana que la de dos cuerpos que se aman, sus hiedras confundiendo, su saliva y sus sueños, su aliento anonadado, sus huesos y su muerte".

Luis Cardoza Y Aragón

Un abrazo enorme.

Raquel Barbieri dijo...

Hola Beatriz,

Pasé a decirte que a Godot, le tenemos que dar una trompada.
Me dejaste pensando.

Besos,amiga :)

Anónimo dijo...

buenos su espacio online es muy trabajado,esto es la tercera vez que hay visitado su blog, bon trabajo!
abrazo